• Formentera  - Relajarse en la playa
  • Planes diferentes en Formentera

  • |
Cala de San Agustín, Formentera

Una isla para todo el año

Formentera es uno de los lugares más bonitos e idílicos del mundo. Esta encantadora isla del Mediterráneo, la más pequeña habitada de las Baleares y a la que solo se puede llegar por mar, es uno de esos lugares en los que el viajero quiere quedarse para siempre. Quizá sea por sus calas de aguas turquesas, por la tranquilidad que se respira, porque todo está cerca, por sus faros de película, por sus mercados artesanales, por sus lagunas, por sus atardeceres de colores cálidos… Aunque pueda parecer un destino para el verano, lo cierto es que Formentera es recomendable para cualquier época del año. Aquí van las razones que lo demuestran.

 

Faros literarios y cinematográficos

Nos quedamos con los dos faros más especiales de la isla para recomendarte su visita. En primer lugar, justo en el extremo este, encontrarás el faro de La Mola. Cuenta la historia que Julio Verne escribió “Hector Servadac” inspirándose en Formentera y en este faro. De hecho, junto a él verás un monolito en honor al escritor.

En segundo lugar, al suroeste, también merece la pena acercarse al faro de Cap de Barbaria. La imagen del faro al final de una estrecha carretera recortándose contra el acantilado es de una belleza poética increíble. Su aparición en la película “Lucía y el sexo” lo hizo más famoso y los atardeceres que se ven desde aquí son de los más bonitos del mundo.

Faro de la Mola
¿Caminamos?

Existen más de 30 rutas verdes para que te adentres por sus senderos de la isla a pie o en bicicleta. Podrás pasear junto a lugares idílicos como la laguna de Estany Pudent, un sitio perfecto para observar aves y dejarse llevar por los colores rosados y violetas que adquiere en algunos momentos del día. Podrás fotografiarte junto a los icónicos y viejos molinos y paisajes de higueras, perderte en la interminable playa de Ses Illetes…

Pareja practicando senderismo en las rutas verdes de Formentera
Probando el vino formenterés y la comida más típica

¿Sabías que esta isla cuenta con casi 80 hectáreas de viña? Anímate a visitar las bodegas de Terramoll y Es Cap de Barbaria y preguntar por las visitas que organizan. Pueden incluir un paseo por los viñedos, catas, aperitivos de productos baleares…

A la hora de comer, si te apetece probar las especialidades de la isla, puedes optar por el peix sec (pescado seco) en una ensalada payesa o por el frit de polp (frito de pulpo). Y si viajas entre mayo y octubre, te gustará saber que se organizan los “Fines de Semana Gastronómicos”, durante los cuales los mejores restaurantes de la isla ofrecen menús diseñados para la ocasión.

Pulpo frito
Atardeceres para el recuerdo

Uno de los locales más famosos para contemplar la puesta de sol es el Blue Bar, que se inauguró en la década de los 60 en playa Migjorn y se ha vuelto famoso por sus puestas de sol amenizadas por una mezcla de música chill out, reggae, jazz, electrónica…

Otra opción curiosa para experimentar un atardecer diferente es hacerlo desde un kayak. Basta con contactar con alguno de los centros náuticos de la isla y apuntarse a una excursión que sale desde La Savina hacia Cala Saona.

Puesta de Sol en Formentera
De mercado en mercado

Desde mayo hasta octubre es posible acudir a los mercados artesanos y artísticos que se organizan en Formentera. Entre los más conocidos están el Mercado Artesano de La Mola (miércoles y domingos) y el de Sant Ferran (abierto cada día excepto miércoles y domingos). Todo lo que encontrarás son productos diseñados y elaborados en los talleres de la isla. Pasar un buen rato en cualquiera de estos mercados es fácil gracias a que hay música en vivo y un ambiente de lo más animado en las terrazas de los locales cercanos. Además, puedes irte de allí con joyería, obras creadas por artistas residentes en la isla, las típicas alpargatas, cestas…

Mercado de Sant Ferran de Noche
Al ritmo de la música

Muchas historias cuentan que durante los años 60 y 70 músicos como Bob Dylan, Pink Floyd o Bob Marley disfrutaron de Formentera. De este espíritu nace el Formentera Jazz Festival, que suele tener lugar entre mayo y junio y organiza talleres de percusión, de canto…

En septiembre llega a Sant Ferran el Festival de Guitarras, dos noches de música en directo con una jam session con los músicos al final de las actuaciones. El creador de este festival, Ekkehard Hoffmann, lleva décadas recibiendo a músicos de todo el mundo en su taller para enseñar a fabricar su propia guitarra. Y si quieres una experiencia algo más “loca”, el verano de Formentera es famoso por sus fiestas Flower Power con música al aire libre.

Fiesta Flower Power en Sant Francesc